El Altar era un peso…