4 pasos para el arrepentimiento sincero

“Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.” (Hechos 2:38)

En el versículo de arriba es posible entender que si alguien desea tener los pecados perdonados y recibir el don del Espíritu de Dios, es necesario, primero, buscar con sinceridad el arrepentimiento. Por eso, aquí siguen 4 pasos a seguir, que podrán ayudarlo:

1-Reconocer sus pecados – Por lo tanto, hay que sacrificar el orgullo;

2-Confesarlos oralmente a Dios – Eso destruye el orgullo;

3-Abandonarlos inmediatamente – Sacrificar la carne o el deseo de volver a cometerlos;

4-Odiarlos – sabiendo que ellos vienen del infierno para matar, robar y destruir.

La Biblia recomienda: “Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.” (Apocalipsis 2:5)

“La primera cosa es recordar de dónde usted cayó. ¿Cómo se dio su caída? Él (Dios) manda a recordar”, explica el obispo Clodomir Santos, destacando que esa es la fase de reflexión sobre el pecado cometido.

A continuación, es necesario reconocer que pecó y confesárselo a Dios. “Después Él dice así: arrepiéntete y vuelve a la práctica de las primeras obras”. Eso significa volver al comportamiento que antecedió a la caída. Con prácticas buenas y odiando al pecado, la persona se mantendrá firme en la fe para buscar y mantener el Espíritu Santo.

“El arrepentimiento viene del Espíritu Santo cuando Él ve que realmente la persona está dispuesta a obedecer, a abandonar, a dejar, a renunciar, a negar. Cuando ella está dispuesta a pagar el precio”, resalta el obispo Clodomir.