¿Por qué (todavía) nos importan (tanto) los patrones de belleza?

A pesar de haber ganado el título de Miss Reino Unido, Zoiey Worlds, de 28 años, decidió renunciar. El motivo fue que le sugirieron que se pusiera a dieta para perder peso y así poder participar de otro concurso que sería a nivel internacional.

La rotularon de gorda por usar talle 40. “No me siento bien presentándome en un concurso en el que no creo. Si ellos no me quieren, así como estoy, los que pierden son ellos”, expresó en una de sus redes sociales.

Crea o no, hasta las mujeres que están dentro del patrón de belleza, tienen inseguridades. Aunque sean barbies, muchas sufren conflictos y se sienten inseguras por su imagen. Se sienten gordas, feas y nunca logran lo que quieren. En el blog del obispo Macedo vemos cómo encontrar la verdadera belleza: “¿Qué es más importante? ¿El cuerpo escultural de una mujer o el perfecto y nuevo ser interior generado por el Espíritu Santo para su eterna gloria? Esto nos enseña el Espíritu Santo.

‘Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; la mujer que teme al Señor, ésa será alabada.’, (Proverbios 31:30)”.